The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 18 de junio de 2017

El Frente Ciudadano de CFK NI PUEBLO, NI PROLETARIOS ¡CIUDADANOS!


Resultado de imagen para ciudadanosEl Frente Ciudadano de CFK
NI PUEBLO, NI PROLETARIOS ¡CIUDADANOS!

Por Javier Becerra

A contrapelo de la tradición histórica del peronismo, CFK ha tomado como propia una categoría típicamente liberal nada menos que para  asignar al "sujeto social" de su cruzada contra el "neoliberalismo". La ciudadanía parece haber terminado de sepultar a la categoría "pueblo", que aunque difusa, al menos pretendía hacer referencia a los "descamisados" y al "subsuelo de la patria" , es decir, al componente plebeyo que el peronismo decía representar. Desde ya que la apelación a la clase obrera, una categoría concreta, es algo inédito para los nuevos peronistas-kirchneristas. Alguna referencia a ella solo puede ser encontrada escarbando en la historia varias décadas hacia atrás . La clase obrera es "chino básico" para la militancia standard de la "década ganada".

La ciudadanía es una categoría política que tiene que ver con las relaciones mercantiles y la organización constitucional del Estado capitalista. Se cristaliza en el siglo XVIII como expresión de la lucha contra el clero y la nobleza y como garantía de libertad para comerciar y producir. La condición ciudadana -por lo tanto- no tiene la capacidad de superar las relaciones de explotación existentes en la sociedad capitalista, lo que significa que  su extensión no puede entenderse como la forma política mas adecuada para lograr la igualdad social bajo el capitalismo. El planteo "ciudadano" de CFK no es nuevo. Abreva en una extensa literatura y en una larga experiencia política anterior que busca fijar al ciudadano como el sujeto político por excelencia en la etapa abierta por la caída del Muro de Berlín. En este caso, adornada con algunos rudimentos "nacionales y populares" , la ciudadanía en clave kirchenrista, vuelve de todos modos sobre los mismos objetivos estratégicos de sus mentores: Eliminar a la clase obrera, y a los trabajadores en general, como sujeto con capacidad de cambiar la historia.

El elemento supuestamente progresista de la ciudadanía K consiste en presentar como derechos o demandas ciudadanas (o civiles) a las reivindicaciones sociales de los explotados. De este modo cualquier lucha obrera seria rebajada de su condición de lucha de clases al carácter de "reivindicación ciudadana". En este caso, se demuestra la pretensión por presentar una reivindicación social contra el capital como una demanda carente de contenido de clase.

 El planteamiento de la existencia de reivindicaciones, tradiciones e incluso ideologías "no clasistas"  es anti científico, aunque estas no aparezca asi representadas de un modo directo. No existen ni ideologías ni reivindicaciones que no tengan una pertenencia clasista históricamente determinada. La "trampa" kirchnerista radica precisamente en esconder a la ciudadanía en los pliegues de la confusion; allí donde las reivindicaciones y las ideologías parecen carecer de contenido de clase. Sin embargo, la historia demuestra  que cada clase social que toma el poder esta obligada a representar sus intereses como los intereses comunes de toda la sociedad, por ello se ve obligada a presentar a sus intereses como universales, como los únicos razonables y validos. El nuevo planteo kirchnerista no es mas que un nuevo intento por recomponer a los ciudadanos empresarios (burguesía) sobre la base del esfuerzo de los ciudadanos trabajadores (clase obrera).

¿Es posible la reivindicación de un tipo de Estado dominado por la preeminencia de la sociedad civil, garante de los derechos ciudadanos? Este es un planteo muy común entre los defensores de la "democracia ciudadana". Según esta idea, el contenido social del Estado podría ser radicalmente modificado si se lograra dicha preeminencia. Sin embargo el planteo menosprecia una cuestión central: En el estado moderno domina precisamente la sociedad civil. Es en ese dominio donde se constituye el dominio del interés   particular (ciudadano) típico del régimen  capitalista, por eso mismo la sociedad civil no es otra cosa que la expresión jurídica de las relaciones económicas capitalistas que consagra la hegemonía del capital sobre el trabajo. Esta idea de un Estado controlado por la sociedad civil, ya fue duramente criticada por Marx en el siglo XIX cuando había cuestionado a la socialdemocracia alemana por levantar una posición similar. El planteo consistía en establecer un Estado del ""pueblo entero" que seria la representación de la sociedad civil cuando en verdad la sociedad civil no es mas que la preeminencia o hegemonía del interés particular burgués.

Fuente: https://www.facebook.com/javier.becerra.3194/posts/10214386505806136

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera