The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Un socio del ajuste de Macri en la UBA: Barbieri reelecto

7 de diciembre de 2017 | #Prensa Obrera 1485 | Por Juan Winograd, Consejero Superior de la UBA

Preparemos la respuesta a la reforma educativa


El lunes 4 de diciembre, en un teatro de La Boca y en medio de un operativo policial grotesco -que incluyó el cierre de un hospital y una escuela-, Alberto Barbieri fue consagrado para un nuevo mandato como rector de la UBA, con 179 votos sobre 236 asambleístas.
La prensa oficialista se encargó de resaltar el supuesto carácter mayoritario de Barbieri, omitiendo la hiper-representación que los estatutos universitarios otorgan a los profesores regulares, quienes constituyen apenas el 2% del total del plantel docente. La Nación buscó señalar un supuesto carácter de “debate democrático”, omitiendo que para entrar a la Asamblea Universitaria había que atravesar un vallado policial y que el único punto del temario era la elección de rector. Entre los consejeros estudiantiles, Barbieri recogió el voto de Franja Morada, el MNR (socialistas), la UES (peronistas) y del MLI (independientes).

Nuestra intervención puso en evidencia el carácter antidemocrático de una asamblea dominada por camarillas privatistas. Dentro de la asamblea, con las intervenciones de nuestro consejero superior, Juan Winograd, y de nuestra consejera graduada, Lucía Maffey; afuera, en el acto conjunto que realizamos la Federación Universitaria de Buenos Aires (Fuba) y la Asociación Gremial Docente (AGD), donde se denunció el pacto Macri-Barbieri para avanzar en la reforma antieducativa.
El bloque kirchnerista llegó la Asamblea Universitaria en crisis. Frente a la denuncia de la UJS y la Naranja docente, bajaron la candidatura de Víctor Ramos, lobbysta de las mineras y fotografiado con Videla, y postularon en su lugar a Juan Pablo Paz, un kirchnerista proveniente del PC. Se esforzaron, sin embargo, en dar cuenta de su compromiso con el régimen de camarillas. El decano de Exactas se ofreció para firmar el acta de la reelección de Barbieri y el consejero estudiantil de La Cámpora explicó que ellos venían a participar de la elección de rector porque son “responsables”. Toda una declaración de “principios”. Por su parte, La Mella insistió hasta último momento en sellar una alianza con el bloque de decanos que fueron a la asamblea a convalidar el triunfo de Barbieri.

La reelección de Barbieri viene a profundizar el ajuste en una universidad que ya funciona con 10 mil docentes ad honorem, un hospital histórico, el Clínicas, severamente golpeado y un financiamiento atado a empresas como Monsanto y Barrick Gold. El Plan Maestro que Macri acordó con los rectores implica un desguace de la UBA al equiparar sus carreras a las privadas, reduciendo el grado para incorporar pasantías gratuitas para estudiantes y pasar contenidos formativos a los posgrados arancelados. Para esta política, Barbieri, ex candidato a ministro de Scioli, reunió el apoyo de Franja Morada y Cambiemos.

Defendamos la Fuba para derrotar la reforma


Los votos que recibió Barbieri en la Asamblea Universitaria no son ninguna garantía para la imposición de las reformas privatistas. Primero, el Rectorado deberá derrotar al movimiento estudiantil y docente, que todavía no ha dicho su última palabra. Esto lo sabe mejor que nadie el propio Rectorado, y por eso su objetivo es desplazar a la conducción de izquierda de la Fuba y transformarla en un apéndice de las camarillas universitarias y del gobierno. Para ello, cuenta con la cooptación del MLI de Ingeniería, que dio otra muestra de su integración con el voto a Barbieri. Para convocar a un Congreso de la Fuba, Franja Morada-Nuevo Espacio aún tiene que reunir quórum y, además, armar una lista para ganar. Alertamos frente a la posibilidad de que La Cámpora, en función de su “responsabilidad” (compromisos) con el régimen universitario, negocie la entrega de la Fuba a Franja Morada.

La UJS y el Partido Obrero, en la conducción de la Fuba, abordaremos el inicio de clases (y de los cursos de verano) con una gran campaña para explicar el alcance de reforma de Macri y el Rectorado, y la necesidad de desarrollar una vigorosa respuesta del movimiento estudiantil y docente.

En ese terreno se dirimirá la dirección de la Fuba y se pondrá en juego la capacidad del gobierno y las camarillas de imponer su agenda.
 



Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1485/universidad/un-socio-del-ajuste-de-macri-en-la-uba-barbieri-reelecto-1

martes, 12 de diciembre de 2017

Aquel crimen, estos sindicalistas

Miguel Bufano, asesinado por una patota sindical en 1974.


Miguel Bufano, asesinado por una patota sindical en 1974. Foto:Cedoc Perfil

 

CIVILES EN LA DICTADURA

El papel del sindicalismo peronista entre 1973 y 1976 ha quedado sepultado en los archivos. Debería conocerse.



El 13 de diciembre de 1974 un grupo armado perteneciente a la Juventud Sindical Peronista salió del sindicato en dos automóviles Falcon. Eran seis o siete, no se conoce el número exacto; llevaban armas cortas y ametralladoras. Llegaron a la puerta de la fábrica Miluz, en Florida, y esperaron a sus presas. Desde el interior del establecimiento, al verlos, los obreros llamaron a la comisaría de la zona y poco después un patrullero se hizo presente; su dotación conversó con los miembros de la patota y se retiró rápidamente: territorio liberado.
Los buscados eran Miguel Angel Bufano y Jorge Fisher, miembros de la Comisión interna y militantes del Partido Obrero. Ambos habían cometido un error, tratar de despedirse de sus compañeros porque ya no podrían volver a la fábrica debido a las amenazas de los sindicalistas. Al verlos ingresar en la planta, los directivos de Miluz llamaron al sindicato y le avisaron: están acá. No hicieron la denuncia a la policía, porque ninguno de los dos estaba buscado; avisaron a la patota, que no perdió tiempo y partió hacia el lugar. Velozmente, porque los sindicatos controlados por el peronismo tenían arsenales en sus sedes. En pocos minutos juntaron las armas y estacionaron en la puerta de Miluz. 
 
Al ver que no se iban, Bufano y Fisher intentaron aprovechar la salida de sus compañeros que terminaban su horario de trabajo y mezclados entre ellos subieron todos a un colectivo. No hubo caso. La patota lo advirtió y pocas cuadras después cruzaron un vehículo delante del transporte, subieron con sus armas largas e inspeccionaron a los pasajeros: a ellos dos los bajaron a culatazos y los metieron en los autos. 
 
A mí me defienden los trabajadores”, me había dicho Miguel Angel, mi hermano, cuando una semana atrás le previne que con esa gente no se jugaba. Por supuesto, los trabajadores que debían defenderlo quedaron paralizados frente a ametralladoras y pistolas. Por una orden de la dirección del partido al que pertenecían, y que ellos aceptaron ingenuamente, fueron a un lugar al que no tendrían que haberse acercado. Esa decisión termino trágicamente.

Miguel Angel fue golpeado hasta quebrarle huesos. Después fue llevado hasta un basural y allí, en medio de la noche, acribillado con cuarenta disparos. Cuarenta tiros sólo para él. No bastaba uno, había que dejar una huella intimidatoria. Un ejemplo.
Miguel Angel no usaba armas, no era violento, estaba en contra de los grupos guerrilleros a los que calificaba de foquistas y apresurados. Pero disputaba la conducción de la Comisión Interna a los miembros del sindicato peronista. 
 
En 1973 había sido invitado a una reunión de delegados en Mar del Plata organizada por la CGT. Instalado en el hotel, recibió la visita de un miembro del sindicato que le ofreció una buena cantidad de dinero: “aprovechá para ir al casino, pibe”, le dijo. Por supuesto, mi hermano no aceptó el soborno. Minutos más tarde llamaron a la puerta dos hermosas muchachas que se ofrecieron a pasar la noche con él. Enviadas, claro, por los sindicalistas. Nuevamente las rechazó, sin advertir que allí estaba sellando su destino. Quien no acepta dinero sucio ni “chicas” para divertirse, es un enemigo. Y al enemigo, ya fue dicho: ni justicia.
Quienes lo mataron eran veinteañeros, como Miguel. Ahora que se cumplen 44 años del crimen, mi hermano tendría alrededor de 65. También sus asesinos, que a lo largo de estas décadas habrán ascendido en los puestos gremiales. Deben de ser dirigentes. Confieso que cuando los veo a todos juntos, posando para los medios, vociferando discursos combativos, me pregunto si alguno de ellos habrá participado, si aquél que está hablando o el que lo acompaña a su lado fueron miembros de la patota que gastó el cargador de su pistola sobre el cuerpo.
Porque investigar, no se investigó nada. Lo sabemos. El papel del sindicalismo peronista entre 1973 y 1976 ha quedado sumergido en vaya a saber qué archivos. Y eso que mataron, eh, mataron sin que les temblara la mano, al amparo de políticos miembros de un Poder Ejecutivo que hubieran merecido un castigo como el que recibieron los militares de la dictadura.

*Escritor y periodista.

Sergio Bufano*

Ausencias de izquierda

7 de diciembre de 2017 | #Prensa Obrera 1485 | Por Corresponsal

En la Plaza se verificaron ausencias injustificables de la izquierda. El MST y el MAS ni aparecieron, y el PTS fue con 20 personas, sosteniendo dos carteles, uno de Pepsico y otro del PTS. Las ausencias fueron portazos de tipo faccional por reclamos de protagonismo que resultaron inviables en un acuerdo sindical de esta magnitud. Pero más allá de estas cirunstancias que jamás podrían justificar la ausencia en una manifestación de lucha de esta importancia, en las semanas previas la actitud fue de sabotaje a la medida, en particular por parte del PTS que inventó fechas (23/11), luego centró todo en el 29, lo que en buen romance fue y es seguidismo al kirchnerismo, ausente en la Plaza de Mayo del 6. 

Muy negativo.
 

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1485/sindicales/ausencias-de-izquierda

lunes, 11 de diciembre de 2017

“Venimos a enfrentar el pacto de Macri, la CGT y los gobernadores, desde Vidal hasta Alicia Kirchner”

7 de diciembre de 2017 | #1485 | Por Néstor Pitrola
 
El rechazo a las reformas antiobreras copo la Plaza de Mayo

Nacida de una iniciativa de la Coordinadora Sindical Clasista-Partido Obrero, con un manifiesto y una propuesta de programa, se concretó este miércoles 6 una colosal movilización obrera contra el paquete de reformas antiobreras.


Confluyeron los gremios de la CTA Autónoma, el clasismo sindical y de izquierda y diversas organizaciones sociales y piqueteras. La movilización que avanzó desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo reunió a no menos de 50 mil asistentes. Y se replicó en Neuquén, Córdoba, Chubut, Santa Fe, Mendoza, Santa Cruz y en toda Buenos Aires, desde Bahía Blanca y Azul, hasta Mar del Plata y Baradero. El acto final fue abierto por Ricardo Peidrós, de APM (CTA), y cerrado por Alejandro Crespo, secretario general del Sutna y miembro de la Mesa Nacional de la CSC-PO.
Hablaron también referentes de Aceiteros, Unión Ferroviaria Oeste, Sipreba, CTEP, CCC y Barrios de Pie.

Las columnas se organizaron con una cabecera única en tres bloques: la CSC-PO, la CTA Autónoma y el trío de organizaciones de San Cayetano. Un documento y un programa consensuado fue el eje de convocatoria.

ATE paró en todo el país y reunió una columna que no congregaba hace mucho tiempo; también paró nacionalmente Aceiteros y organizó una columna importante. El Sutna desplegó una columna masiva de las tres plantas, aún sin paro. También movilizó una buena columna Ademys, que paró en sus escuelas. Siete de los nueve Suteba Combativos pararon, lo que se extendió de manera importante a seccionales dirigidas por la Celeste. También se destacaron el Sitraic, Conadu Histórica y las naranjas de Gráficos y Alimentación, con centenares de compañeros, al igual que telefónicos y la Naranja de ATE. Hubo una columna de la UOM Quilmes y paró Siderar de Varela.

Las organizaciones sociales de San Cayetano movilizaron a miles de manifestantes y el Polo Obrero volvió a movilizarse luego del extraordinario acampe.

Significado y perpectivas

La movilización fue el resultado de un rico proceso de deliberación y agitación de las corrientes que nos empeñamos en ella. Por eso se transformó en un canal para vastos sectores obreros. El marco más inmediato lo dieron el acampe del Polo Obrero, que conmovió al país con los reclamos de trabajo y contra la confiscación a 17 millones de beneficiarios a los que se les afecta la movilidad de sus ingresos, por un lado. Y por el otro, la rebelión de los metalúrgicos de Tierra del Fuego, que rechazó el convenio entreguista de la UOM local congelando salarios hasta el año 2020. Su antecedente fue la columna independiente que el clasismo y la izquierda organizó el 29 en la convocatoria del moyanismo, la CTA Yasky y la Corriente Federal.

La movilización se produjo en medio del clima de bronca que sigue al golpe a los jubilados, y el alcance del reciente tarifazo. Esta Plaza de Mayo colocó un punto de referencia enteramente opuesto al pacto de Macri con el PJ y la burocracia del triunvirato cegetista.

Esa perspectiva la marcó el discurso de cierre de Alejandro Crespo: “No hay ninguna reforma que discutir, venimos a rechazarla, y a enfrentar el pacto de Macri, la CGT y los gobernadores, desde Vidal hasta Alicia Kirchner”.

Crespo marcó la necesidad de un plan de lucha de todo el movimiento obrero, pero a partir del clasismo y de la base del movimiento obrero. Una perspectiva diferente a la trazada por Aceiteros, que reclamó la unidad de todas las centrales, reiterando planteos escuchados el 29 en la movida al Congreso.

Sobrero lanzó el planteo de construir “una nueva central obrera con los que luchan”. Parece un llamado a confluir con la burocracia disidente que ha movilizado para reacomodarse, pero que integra por distintas vías el arco político que está negociando las reformas. La movilización, en cambio, debe servir para reforzar la lucha por la recuperación de las organizaciones obreras, intervenir en sus crisis, mediante el método de congresos de delegados y mandatos fabriles, reclamando la ruptura de cuerpos de delegados y seccionales con la política de sus direcciones. El camino es el de la UOM de Río Grande, si tuviéramos que sintetizarlo.

La movilización ha brindado un punto de referencia independiente a todos los procesos de lucha que están en marcha. En cuanto la reforma laboral entre al Congreso está planteada una nueva medida con paro, piquetes y movilización. Diciembre recién empieza. Dimos un primer gran paso, a condición de profundizar un curso de total independencia política de la burocracia sindical y el PJ, socios estratégicos del ajuste de Macri.

Foto: Camila

Fuente:http://www.po.org.ar/prensaObrera/1485/sindicales/venimos-a-enfrentar-el-pacto-de-macri-la-cgt-y-los-gobernadores-desde-vidal-hasta-alicia-kirchner
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera